Seleccionar página

Más de la mitad de los usuarios de Internet son niños y niñas entre 8 y 13 años que acceden a ella desde sus casas, escuelas o casas de amigos. Cuando los niños y niñas navegan en Internet están expuestos a gran cantidad de información e imágenes que les permiten desarrollar su creatividad, explorar nuevos territorios e, incluso, interactuar con otras personas. Sin embargo, este fácil acceso también puede ser peligroso.

Para dar a conocer acerca de estos peligros, Defensa de Niñas y Niños Internacional – Costa Rica ha desarrollado un programa llamado “Navegando sin Riesgo” que enseña tanto a padres y madres como a niños, niñas y adolescentes a alertarse frente a los peligros y tomar una serie de medidas que permitan que navegar en Internet sea una experiencia agradable y oportuna para adquirir nuevos conocimientos.

El primer paso es tener conciencia acerca de que estas nuevas tecnologías ampliaron la posibilidad de encontrar víctimas y captar niños y niñas lejos de la atención de sus padres y madres lo cual conlleva diversos riesgos.

¿A qué tipo de riesgos está expuesto mi hijo o hija?
  1. A través del correo electrónico, las comunidades virtuales y en especial los chats o conversaciones en línea, se divulga información con contenidos inadecuados para los niños y niñas, así como algunas personas que se esconden detrás de identidades anónimas que buscan utilizarles para sus fines delictivos.
  2. El publicar fotos, videos, o datos personales como el nombre de la esucela o colegio, la dirección, nombres etc. permite que  personas que buscan cometer hechos delictivos por Internet se aprovechen de una actividad aparentemente sana para causar daño.
  3. Contactarse con personas mal intencionadas. Resguardados en el anonimato y a través de identidades falsas. Estas personas ganan la confianza de los/as niños/as con objetivos de acoso virtual, programan encuentros secretos con el/la niño/a con el riesgo potencial de explotación en la pornografía, el registro de imágenes por vídeos y fotografías.
  4. La exposición a materiales impropios de tipo sexual, insultante o violento o degradante.
  5. Que el o ella pueda ser convencido(a) de hacer algo que tenga consecuencias legales o financieras negativas, como dar el número de tarjeta de crédito de los padres o hacer algo que viole los derechos de otra persona.
  6. El estar expuesto a los “Cyberbullying” (Ciber-intimidación) por parte de otros niños y niñas del entorno escolar o social que lo intimidan y amenazan por mail anónimos, Messenger, entre otros. Han proliferado en Internet los videos de ataques o peleas entre estudiantes que  golpean a un estudiante para luego subirlo en youtube para ganar popularidad o como simple intimidación para sus compañeros. Algunos llegan a tomar fotos que muchas veces modifican con programas específicos para ridiculizarlos y/o humillarlos.
  7. Se dice que Internet es lo mejor que les ha ocurrido a los pedófilos que se hacen pasar por niños y así para entablar amistad. En muchos casos conciertan citas secretas que pueden terminar en abuso sexual, fotografías comprometedoras como amenaza o ser objeto de trata para explotación sexual en otros países.

Por esto, padres y madres, debemos estar atentos y tomar una serie de medidas que reduzcan los peligros.

¿Qué medidas puedo tomar para proteger a mi hijo o hija?
  1. Aconseje a sus niños y  niñas que en los “chats” no den información suya o familiar que pueda identificarlos, por ejemplo datos familiares, dirección, número telefónico.
  2. Explique a sus hijos e hijas que una contraseña jamás debe compartirse con alguien, ni siquiera con una persona que diga que trabaja para la compañía que provee el servicio de Internet.
  3. Establezca reglas razonables para el uso de Internet, incluyendo el tiempo límite. Esté pendiente del uso de la Internet a altas horas de la noche, ya que puede ser una señal de que existe un problema.
  4. Procure conocer a las “amistades” cibernéticas de sus hijos e hijas de la misma manera en que lo hace con otras amistades.
  5. Explíqueles que las personas no necesariamente son lo que aparentan ser en línea. Alguien que aparenta ser una niña o un niño de 12 años podría igualmente ser una mujer u hombre de 40 o más.
  6. Conozca los programas y servicios de Internet que utilizan sus hijos e hijas y la manera de canalizarlos a sitios de niños y niñas. Si usted no es un usuario hábil de Internet, pídale a su hijo o hija que lo orienten en tanto al tipo de sitios que visitan. O mejor aún, tome una clase de Internet y aprenda a navegar usted mismo.
  7. Busca herramientas para ayudarle a controlar la seguridad de sus hijos e hijas en Internet por ejemplo como FIREWALL-ANTIVIRUS-PORTALES SEGUROS -FILTROS DE NAVEGADORES.

Pero no siempre tenemos la posibilidad de supervisar de manera constante y permanente a nuestros hijos e hijas, por esto es importante que los niños, niñas y adolescentes desarrollen habilidades para auto protegerse; hablar con ellos y ellas sobre los riesgos, explicarles cómo utilizar esta herramienta de manera segura, y enseñarles cómo identificar los riesgos y peligros. Así ellos y ellas disfrutarán Navegando sin Riesgo.

 
Fuente de Información:
Karin van Wijk
Coordinación General
Defensa de Niñas y Niños Internacional – DNI Costa Rica