Seleccionar página

Los mayores casos de asfixia por presencia de cuerpos extraños en menores, se dan de los 0 a los 6 años de edad.

En los primeros años de vida, todo lo que los niños se encuentran, quieren llevárselo a la boca ya que están pasando por un proceso de exploración. Por eso, cualquier objeto pequeño es considerado un gran peligro para los niños, ya que, puede quedar atrapado en sus vías respiratorias.

Cómo identificar una asfixia:

  • Tos leve o insistente.
  • El niño tiende a ponerse morado.
  • Contará con dificultad para respirar.
  • Fuerte sudoración.
  • Comenzará a tener una fuerte salivación.

Medidas preventivas:

  • Evite por completo, obsequiarle al niño cualquier tipo de golosina dura (dulces, chupas, entre otros).
  • El maní es altamente riesgoso en estas edades, evítelo por completo.
  • No le proporcione al menor, frutas con semillas.
  • Elimine en sus fiestas infantiles, toda clase de golosinas duras.
  • No permita que el niño corra con cualquier tipo de alimento en la boca.
  • Elija el juguete adecuado según su edad. Por lo general, las piezas de los juguetes armables no deben contar con un tamaño de fácil ingreso a su boca.
  • No deje al alcance del niño, objetos fáciles de llevar a su boca como: joyas, tornillos, borradores, entre otros.
  • No permita que el niño tenga acceso a un globo reventado, puesto que puede ser fácilmente llevado a su boca e introducirse en sus vías respiratorias.
  • No deje bolsas plásticas al alcance de los niños, podrían colocarlas en su cabeza y cara.

Qué hacer en caso de asfixia?

  • No intente extraer el objeto con la mano.
  • El niño no debe ingerir ninguna comida adicional.
  • Diríjase de inmediato al puesto de salud más cercano.
 

Fuente de información:
Rodolfo Hernández
Médico Pediatra
– Costa Rica