Seleccionar página

Se define como alopecia, la pérdida de pelo o ausencia (parcial o total) de zonas donde usualmente  se presenta pelo.

El pelo en los humanos es bastante importante socialmente ya que representa en muchas culturas si este es sano, abundante y brillante un atractivo social, sinónimo de salud y bienestar;  igualmente su carencia, ausencia  y aspecto opaco, pueden ser sinónimo de enfermedad, déficit  nutricional, infecciones, de aquí que todos estos cambios desencadenen socialmente rechazo y  alteraciones en la calidad de vida de los pacientes que padecen alopecias. 

Socialmente  se acepta más la alopecia en hombres que en mujeres, las cuales sufren realmente por su pérdida ya que en ellas el pelo es considerado también un atractivo sexual.

En la vida de los humanos hay ciclos celulares y el pelo no es ajeno a estos cambios; recambiamos a diario, en promedio  100 pelos,  en países con estaciones, los pacientes presentan caída del pelo al final del verano e inicio de otoño;   se debe recalcar que  existen  alopecias fisiológicas ( en las cuales la alopecia es normal) , por ejemplo:  la alopecia de los bebés debido al apoyo y fricción al estar y permanecer acostados , la caída de pelo de las mujeres en post-parto, que se debe al hecho de haber tenido parto ya sea vaginal o por cesárea y que popularmente se cree que este tipo de alopecia es debido a la lactancia materna, lo cual es un mito que debe ser desterrado.

Cuando acude un paciente por alopecia, se debe hacer un extensa historia clínica personal y familiar,  además de enfatizar en : hábitos capilares  ( tintes, alisados, uso de planchas, secadores etc)  hábitos alimenticios,  mascotas,  dietas,  estrés,  hospitalizaciones o enfermedades recientes, uso de medicamentos,  partos recientes o pérdidas gestacionales. Luego de esto, la/el especialista determinará si se realizan exámenes de sangre según lo que haya  relatado el paciente y según el examen físico  presentado.

Niños y adolescentes:

  • En los niños es de gran importancia detectar las alopecias ya que muchas de estas pueden ser de origen infeccioso tipo micótico (hongos)  y si no son tratadas adecuadamente pueden desencadenar alopecia permanente.  
  • Existen otro tipo de alopecias donde se pueden asociar a otras enfermedades autoinmunes y el manejo debe ser de forma integral ya que se debe diagnosticar y tratar adecuadamente según los resultados de los exámenes.
  • Es frecuente principalmente en niñas ya que llevan el pelo recogido,   estas  alopecias  son derivadas al  tipo de peinados que se realizan,  generalmente trenzas, o en pacientes a los que  les recojan el cabello a tensión y muy fuerte.
  • Es muy  poco frecuente en la infancia encontrar alopecias androgénicas, ya que están asociadas a estados hormonales ya maduros como los de los adultos, pero  se han presentado casos desde la infancia,  sin embargo esto no es lo usual.  Si se pueden manifestar en la adolescencia en especial cuando hay un componente familiar asociado.
  • Otra causa de alopecia es la tracción que algunos niños y niñas, adolescentes ejercen en el pelo ( cabello, cejas, pestañas), no se dan cuenta y se lo van  “arrancando” en especial en episodios de estrés o ansiedad,  este tipo de alopecia se debe enfocar y buscar ayuda con psiquiatría y  psicología para tener un apoyo en estas especialidades.

Adultos:

  • En este periodo de la vida existen cambios hormonales que a veces pueden desencadenar caída de pelo, también  se presentan causas infecciosas las cuales deben ser analizadas y tratadas.
  • Los hábitos del pelo, tintes y alisados pueden  generar caída de pelo y  en muchas ocasiones se debe suspender este tipo de prácticas.   Dejar en manos profesionales, estilistas,  el uso de las sustancias químicas para pintar,  alisar el pelo.
  • Existen en adultos alopecias asociadas a enfermedades generales de base,  el tratamiento es mejorar esa condición de base para que el pelo pueda mejorar.  Por ejemplo mujeres y hombres con trastornos alimentarios pueden presentar alopecia secundaria al déficit nutricional presentado, hasta no mejorar su nutrición será imposible mejorar su condición.
  • En esta temporada de confinamiento,  muchos pacientes tanto mujeres como hombres consultan por pérdida abundante de pelo, en muchas ocasiones el estrés agudo puede desencadenar este tipo de alopecia.
  •  A cada paciente se lo debe individualizar en su enfoque y manejo.  Las alopecias son un desafío tanto para el médico tratante como para el paciente,  el pelo responde pero se recupera lentamente, así que la paciencia y el acompañamiento con su especialista es muy importante, en ocasiones dermatología solicitará interconsulta con otras especialidades  ( medicina interna, pediatría, psicología, psiquiatría) para diagnosticar y tratar a los pacientes de manera integral.

Fuente de información:

Eugenia Castañeda Gómez

Médica  Dermatóloga

Universidad de Antioquia

Medellín, Colombia

E mail: ecgdermatologa@gmail.com

Redes sociales:

Instagram:  eugedermatologa  

Facebook: dermatóloga Eugenia Castañeda Gómez