Seleccionar página

La higiene en nuestras casas es una de las prácticas más importantes para la prevención en salud.

Realizando una buena higiene personal, limpieza de las zonas donde se encuentran los alimentos y donde vivimos, no solo nos hace mantenernos sanos sino también impide la transferencia de bacterias de un lugar a otro, evitando así la propagación a la comunidad.

Es por esto que revisaremos el uso correcto de ciertos artículos de higiene.

1. Jabón en barra para uso personal:

  • El uso y las precauciones pueden variar de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Lea la etiqueta cuidadosamente en especial si usted tiene alguna sensibilidad en la piel.
  • El jabón en barra debe ser idealmente de uso para una sola persona, no se debe compartir, asimismo la jabonera.
  • Se debe preferir comprar jabones no muy grandes para que estos duren lo menos posible y esto permita su recambio con mayor frecuencia.
  • Si debe compartirlo, deberá enjuagarlo antes y después de ser colocado en la jabonera (no lo deje directamente sobre la loza o donde salpique el agua o en una área húmeda), sino en un área con drenaje, para que permita que el líquido escurra y que el jabón permanezca con la menor humedad posible, o de lo contrario éste permanece húmedo, resbaloso, agrietado y se contamina fácilmente, ensuciando más que lavando luego.
  • Recuerde: la jabonera debe lavarse todos los días y botar el líquido recogido, ya que cuando este se rebalsa hace que el jabón permanezca húmedo y se contamine.
  • Nunca descarte sobrantes de jabón en lavamanos o en el servicio sanitario, porque puede obstruirse.
  • Almacene el jabón en lugares frescos y secos.

2. Jabón líquido:

  • No compre botellas muy grandes, para que el jabón se acabe más rápido y permanezca lo menos posible en uso.
  • Al aplicar el dispensador, la punta de salida de la sustancia nunca debe tocar las manos sucias porque éstas la contaminarían y luego pueden contaminar el resto del jabón.
  • Preferiblemente la botella debe descartarse una vez que se termine, si debe rellenarla, lave la botella y la tapa antes de colocar el jabón nuevo, nunca rellene con el resto de otro.
  • Mantenga el recipiente cerrado con su tapa original.
  • No lo diluya, esto podría contaminarlo.
  • No lo mezcle con ningún otro producto.
  • Conserve en un lugar fresco.
  • Evite el contacto con los ojos.
  • Mantenga fuera del alcance de los niños.
  • Los jabones en gel y neutros son más fácil de contaminarse, por lo cual su manipulación debe ser más estricta.

3. Desinfectantes para el hogar:

  • Lea siempre las etiquetas antes de usar el desinfectante sobre el uso correcto que brinda la casa fabricante.
  •  Busque la fecha de vencimiento.
  • Nunca compre productos de dudosa fabricación, suelen ser baratos pero pueden poner en peligro su vida o incluso no contener ninguna sustancia, verifique que tengan etiqueta y que estén registrados en el Ministerio de Salud.
  • Respete la medida indicada por el fabricante para diluir en el hogar y para ser usado en mobiliario, paredes, suelos y superficies, no doble la cantidad ya que puede causarle algún daño a usted o a los objetos; si usa menos no tendrá la misma eficacia.
  • No revuelva ningún desinfectante con soluciones que contengan “Cloro” pues suele liberarse un olor fuerte que puede dañar su organismo y provocar hasta desmayos, más si usted se encierra dentro del servicio sanitario a lavar el mismo, sin ninguna ventilación.
  • Una vez que se vierte el contenido del desinfectante, no se debe retornar a su envase original, ya que se puede contaminar la botella.
  • Utilice agua y jabón para el lavado de la taza del servicio sanitario, lave el exterior como el interior con un hisopo, no use cloro, puede usar luego desinfectante para uso común el cual debe dejarse por unos minutos para obtener buenos resultados.
  • Lave la pileta del baño con agua y jabón, luego aplique el “cloro” para matar los microorganismos, deje por lo menos unos minutos, si usted quiere dejar un olor agradable aplique luego el desinfectante con aroma. Realice este trabajo con la puerta del servicio y las ventanas abiertas.
  • No enjuague una vez que lo aplica.
  • Nunca mezcle desinfectante con agua en tazas, vasos u otros recipientes y los deje tirados por la casa, esto puede ocasionar que alguna persona lo pueda ingerir.
  • El desinfectante siempre debe mantenerse en su envase original y bien tapado. Nunca debe guardarse en botellas de refresco o de agua, ya que algunos tienen colores y formas semejantes y suelen parecerse. Los niños de la casa o hasta un adulto podrían confundirse y tomárselo, ocasionándoles una intoxicación la cual puede llegar a ser grave.
  • Recuerde guardar los desinfectantes en áreas secas y en lugares con llave y alejados del alcance de los niños u otras personas que puedan tomarlos por accidente.

4. Hipoclorito de Sodio/ Soluciones con Cloro:

  • Lea siempre las instrucciones sobre el uso correcto que brinda la casa fabricante.
  • Respete la medida indicada para el uso en el hogar, no doble la cantidad ya que puede causarle algún daño a usted o a los objetos; si usa menos no tendrá la misma eficacia.
  • No mezcle con ninguna sustancia, jabón, limón ácido, vinagre, ácido muriático o alcohol ya que estas sustancias pueden explotar ocasionándole un accidente con serias consecuencias como quemaduras en la cara si lo salpica.
  • Debe conservarse en su recipiente firmemente tapado.
  • No usar en espacios cerrados por la liberación de olores fuertes a “cloro” que pueden hacer que usted se maree o sienta hasta ganas de vomitar.
  • Agregue el cloro al agua ya que si lo hace al contrario puede salpicar y ocasionarle daño en la cara e incluso caerle en los ojos.
  • NUNCA se debe preparar con agua caliente.
  • Una vez abierto el envase de “cloro” líquido, la cantidad de “cloro” y la actividad desinfectante de la solución disminuye poco a poco. Por lo que se recomienda adquirir envases pequeños para gastarlos más rápido y no guardarlos por mucho tiempo.
  • Almacene en lugares frescos.
  • Use con precaución al limpiar pues puede corroer ciertos materiales y dañarlos.
  • Recuerde guardar el cloro en lugares con llave y alejados del alcance de los niños u otras personas que puedan tomarlos por accidente.

Fuente de información:

Dra. Iliana Agüero Soto

Farmacéutica

Hospital Nacional de Niños Dr. Carlos Sáenz Herrera

Costa Rica