Seleccionar página

La lactancia materna es sin duda alguna el mejor alimento para el bebé, además de servir como alimento, protege al bebé, debido a que contiene ingredientes como citoblastos, glóbulos blancos, bacterias beneficiosas, anticuerpos, enzimas y hormonas, todos estos componentes ayudan a evitar enfermedades, combatir infecciones y contribuir a un desarrollo saludable. La lactancia no solamente tiene beneficios para el bebé durante los primeros seis meses, cuanto más tiempo siga tomando leche materna, más ventajas obtendrá, especialmente para su salud.

A continuación más beneficios de la leche materna para el bebé:

  • Se ha demostrado que los bebés que toman leche materna durante los primeros seis meses de vida tienen una menor probabilidad de tener diarreas, nauseas, gastroenteritis, gripes, resfriados, infecciones de oído, pecho y candidiasis en comparación con los bebés que toman leche de fórmula. Sin duda alguna los bebés en general se pueden enfermar aunque tomen leche de materna, pero es importante considerar que también la lactancia durante el tiempo que esté el bebé enfermo ofrece más beneficios, esto se debe a que los efectos protectores de la leche materna tienden a aumentar aunque el bebé o la mamá se encuentren enfermos. Es probable que el bebé que toma leche materna se recupere más rápido que el bebé que es alimentado con leche de fórmula, debido a que se producirán anticuerpos específicos contra cualquier infección que el bebé pueda tener.
  • La lactancia, no es solo importante para la nutrición y protección inmunitaria de los bebes, sí no que además ayuda a relajarlos y tranquilizarlos cuando están alterados. De hecho, algunos estudios han demostrado que la lactancia reduce el llanto y aporta alivio cuando los bebés reciben sus vacunas.
  • Existe una serie de mitos alrededor de la lactancia, uno de ellos es que los bebés que son alimentados con leche de fórmula duermen más tiempo. En realidad varios estudios demuestran que tanto los bebés que son alimentados con leche de fórmula o leche materna tienen las mismas probabilidades de despertarse durante la noche para alimentarse. La diferencia, es que los bebés que son alimentados con leche materna vuelven a quedarse dormidos antes, esto debido a que la oxitocina que se produce en el cuerpo del bebé cuando toma el pecho hace que se sienta somnoliento al terminar, además hay nucleótidos que favorecen a desarrollar en su cuerpo el ritmo circadiano saludable (patrones de sueño y vigilia).
  • Un estudio que se llevó a cabo en Estados Unidos demostró que los bebés que son alimentados con lactancia exclusiva durante al menos tres meses de vida, en etapas futuras como la preescolar tenían cerebros con 20-30% más de materia blanca, que conecta las diferentes regiones del cerebro y transmite las señales entre ellas, en comparación con aquellos que no se habían alimentado con leche materna. Los primeros seis meses de vida de los bebés son un periodo muy intenso para su cerebro porque se encuentra en un crecimiento rápido: casi duplica su masa durante este periodo crucial.
  • Estudios más recientes demuestran que la lactancia tiene beneficios con relación al  comportamiento. En uno de estos estudios se determinó  que los niños que se alimentaron con leche materna durante más de cuatro meses tuvieron un 30 % menos de probabilidades de mostrar un comportamiento problemático a los cinco años de edad.

La lactancia también tiene para la madre un sinnúmero de beneficios, algunos de estos son los siguientes:

  • En cada toma de leche materna, se elevan los niveles de oxitocina, la «hormona del amor», tanto en el cuerpo del bebé como en el de la madre, lo cual fomenta este vinculo del amor entre ambos.
  • La succión estimula la producción de hormonas que contraen el útero, una de estas hormonas es la oxitocina, que ayuda a eliminar los restos de sangre y placenta que quedan tras el parto, además ayuda a que el cuerpo de la mujer vuelva a la normalidad más pronto.
  • Reduce el riesgo de depresión post-parto, esto se debe a que la oxitocina también tiene un efecto antidepresivo. Un estudio demostró que las madres que tenían mayores niveles de esta hormona padecían menos síntomas asociados a la ansiedad y la depresión.
  • Ayuda a que la madre pueda descansar mejor, una de las razones es porque  la lactancia suele ser el método más rápido y sencillo de alimentarlo y por otro lado  la oxitocina y el resto de hormonas liberadas mientras se da el pecho ayudan tanto al bebé como la mamá a dormirse de nuevo rápidamente después de la toma. Un estudio demostró  una diferencia de entre 40 y 45 minutos de tiempo de sueño extra por noche. Conforme pasa el tiempo, esto es una cantidad de horas muy valiosa, lo que puede tener un gran impacto en tu bienestar.
  • Dar de mamar consume entre 450 y 500 calorías al día, por esta razón ayuda a la mamá a perder peso más rápidamente después del embarazo.
  • Se ha demostrado por diversos estudios científicos que amamantar disminuye el riesgo de osteoporosis después de la menopausia, así como de cáncer de mama, de útero, ovarios e infecciones de las vías urinarias.