Seleccionar página

Desde que nacemos vamos construyendo nuestros comportamientos por nuestras experiencias y aprendizajes a lo largo de nuestras vidas. Los niños no nacen siendo manipuladores sino aprenden que la  manipulación es una herramienta poderosa para conseguir aquello que quieren y la ponen en práctica cuando consideran oportuno. 

Muchas veces el niño empieza a utilizar la manipulación, porque muy probablemente ha observado alguna persona cercana a su entorno comportarse de esta manera, se da por una conducta por imitación. En otros casos el niño puede haber aprendido por sí solo que determinadas palabras, comportamientos o actitudes le permiten alcanzar sus objetivos con mayor facilidad. Por ejemplo: cuando un niño se da cuenta que los padres ceden a lo que ellos desean cuando hacen una rabieta.

Es muy importante como padres poder identificar qué está ocasionando que el niño manipule, así poder actuar a tiempo y ayudar al niño a corregir dicha conducta. Poder identificar cuales son los patrones repetitivos y que desencadena la manipulación.

Los padres pueden guiarse formulando ciertas preguntas para poder identificar los patrones de manipulación del niño.

1. ¿Cuándo ocurre? 

  • El niño solo manipula durante ciertos momentos del día o de la semana.

2. ¿Dónde ocurre? 

  • La manipulación solo sucede cuando el niño desea ir a ciertos lugares y lo consigue haciendo una rabieta.

3. ¿Con quién ocurre ? 

  • Por ejemplo lo hace solo con el padre y no con la madre. En este caso reacciona de esta manera debido a que el niño está consciente que el padre cede más que la madre y se aprovecha de esa situación.

4. ¿Cuál es la manera de mostrar la manipulación?

  • El niño hace rabietas, condiciona ciertas actividades.

Debemos mantener la calma,  es necesario que el niño perciba que no ha sido capaz de desestabilizar emocionalmente a sus padres, debemos mostrarnos firmes en la postura de no ceder ante su manipulación. 

Cuando se logra identificar los patrones de manipulación en el niño, es muy importante tener presente que se puede disciplinar con amor por lo que se debe de ser firme, perseverante y no ceder a las conductas de manipulación. Es necesario explicarles que no siempre se puede obtener lo que se desea. Es muy valioso que ellos sepan que sus padres le pueden ayudar y orientar.

Fuente de información:

Licda. Norma Astúa González

Psicóloga

Cod.5458