Seleccionar página

Los libros influyen en el desarrollo cognitivo y emocional de los niños. Iniciar con la lectura desde edad temprana aporta conocimiento cultural, científico y literario.  Además aporta beneficios a la hora de estudiar, adquirir conocimientos y la posibilidad de que los niños experimenten sensaciones y sentimientos con los que disfruten, maduren, aprenden, ríen y sueñen.

Hoy en día existe el problema que los niños buscan entretenerse más con  con tablets o smartphones desde una edad muy temprana, antes incluso de que aprendan a leer o a escribir. El uso de los aparatos electrónicos provoca que los niños dejen de lado la lectura. Cuando esta es tan beneficiosa, la cual ayuda a que  expandir la capacidad de atención, concentración y memoria de los niños adquiriendo la capacidad de escuchar y entender lo que se les dice con mayor eficacia.

La lectura mejora la comprensión, la ortografía, la expresión, la redacción, ejercita su cerebro y estimula enormemente su creatividad e imaginación. En un futuro ayuda a tener un excelente desempeño escolar.

¿Cómo podemos fomentar la lectura en la etapa infantil?

  • Los niños aprenden por imitación y viendo a los adultos leyendo puede aumentar las ganas de leer.
  • Incluir en sus regalos de navidad o cumpleaños al menos un libro.
  • Establecer una rutina de por los menos 15 minutos al día leer con ellos.
  • Creando un ambiente adecuado de lectura, por ejemplo, en la habitación poner  a una lamparita junto a la cama.
  • Presentar la lectura como una acción divertida y no por obligación.
  • Hacer que el espacio de lectura se vuelva interactivo y que este fomente la atención, realizando preguntas como: ¿de qué se trata el libro?. Además, podemos ponerlos  a realizar un dibujo de la la historia para que utilice su imaginación.
  • Motivarlos buscando con ellos el tipo de libros que sean más atractivos para ellos.

Fuente de información:

Licda. Norma Astúa González

Psicóloga

Cod.5458