Seleccionar página

La anorexia, es un trastorno de la alimentación que es caracterizado por un peso corporal muy bajo, el temor a aumentar de peso y una percepción distorsionada del peso. La mayoría de estos casos de anorexia se dan en mujeres con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años. Usualmente a estas edades los jóvenes son más vulnerables porque aún su personalidad no está suficientemente formada o definida, sumado a esto en los diferentes medios de comunicación existe mucha información que le dice a estos jóvenes y niños que la delgadez es el mejor estado en el cual una persona puede estar y lo relacionan con éxito, belleza, felicidad, lo correcto y lo perfecto.

Por esta razón es tan importante guiar en estas edades a los chicos y chicas inculcándoles una buena educación nutricional desde la infancia para poder prevenir la aparición de este tipo de trastornos de la alimentación.

A continuación recomendaciones nutricionales para evitar la anorexia en niños y adolescentes:

  • Es clave enseñarle a los niños desde edades tempranas a mantener correctos hábitos de alimentación.
  • Mantener los tiempos de comida, con el fin de distribuir su comida durante todo el día, sin necesidad de que pasen hambre o bien de que coman mucho en un solo tiempo de comida.
  • Variar y balancear los alimentos que se le ofrecen a los niños, incluyendo todos los grupos de alimentos.
  • Probar siempre alimentos diferentes o bien prepararlos de una forma diferente para que el niño no tenga un rechazo definitivo de los alimentos.
  • Excluir algunos alimentos como azucares o comida procesada solo en caso de que exista una razón medica, de lo contrario se aconseja enseñarles a moderar el consumo de este tipo de alimentos.
  • Siempre que sea posible lo ideal es comer en familia, de esta manera lo que se busca es convertir el tiempo de la comida en un momento agradable y de disfrute.
  • Fomentar su autoestima y autonomía, con el propósito de que no tengan problemas en dar sus propias opiniones y que aprendan a no dejarse llevar por comentarios relacionados con el físico.
  • Mantener una buena comunicación con los niños para que se sientan seguros y apoyados.
  • Es importante como padres, encargados o docentes estar atentos a algunos cambios emocionales o alimenticios que presenten los niños y adolescentes.
  • Incentivar a los chicos y chicas a realizar actividad física con regularidad o a practicar algún tipo de deporte.
  • En caso de que el niño o joven requiera perder peso por un motivo de salud, debe hacerse bajo supervisión del profesional para que los pueda orientar de la mejor manera.