octubre 17, 2018

Consejos para manejar el control de esfínteres

control_esfinteresDejar el pañal y aprender a usar el baño, es toda una etapa en la vida de los niños y en la de los padres, llena de sustos, angustia, pues lo normal es que no lo logren a la primera, lo que hace que los adultos se frustren, enojen, pierdan la paz, pues a veces no se sabe cómo manejarlo. Veamos algunos consejos.

Lo primero es considerar que no todos los niños lo logran a la misma edad, hay que estar pendiente de algunas señales, por ejemplo, cuando el niño pasa varias horas al día con el pañal seco, amanece sin estar sucio, empieza a decir que se siente incómodo cuando se ha orinado o defecado, este es el momento para enseñarlo a ir al baño. A veces pasa que no todos los niños maduran en la misma etapa, algunos se atrasan y es normal, por eso es bueno, aprender a reconocer las señales que éste nos da, tanto para saber si esta sucio, o para saber si necesita hacer alguna necesidad fisiológica, aprendiendo el lenguaje del niño, podemos seleccionar el mejor momento.

Sucede que algunos niños con el cambio de salir de casa e ir al Kínder, se ponen nerviosos, ansiosos, se asustan con la idea de estar en otro lado, y tiende a llorar, perder el control de esfínteres como una manera de llamar la atención y de decir “mamá quiero estar en casa”, es muy importante no solo ayudarlos a aprender a avisar, sino hacerle ver que se le quiere mucho, que los papás siempre están con él o ella, de que estamos felices de que vaya al kínder a jugar y aprender, cuando el niño llega, reforzarlo, sacar tiempo para estar con él, involucrarse en las tareas y demás.

Para desarrollar una mejor comprensión del niño de la importancia de usar el baño en la escuela, en otras casas y demás, se puede utilizar el juego; juguemos a la fiesta, a la escuelita, al paseo, para ello utilizamos muñecos y se introducen diálogos en el que los muñecos levantan la mano, piden permiso para ir al baño, haciéndolo ver como normal, sin tensión y demás, para que el niño no desarrolle miedo, angustia o vergüenza.

En casa, cada vez que el avise se le puede dar un confite, un gran abrazo, decirle lo felices que se sienten cuando usa el baño. No se regaña, grita, castiga, o se le dice que es malo, feo, cochino, etc. Todo lo contrario, se le pide que avise, respetando el ritmo del niño.

Es muy importante que las maestras colaboren, si bien es muy importante para la autonomía del niño que lo haga solo, si las maestras desarrollan un sentido comprensivo, lo refuerzan, evitan que otros niños lo molesten con el paso del tiempo se podría mejorar esta conducta.

Por último si el niño, no lo logra, es bueno buscar ayuda profesional, para descartar, algún problema emocional, como ansiedad, algún factor nostálgico – depresivo, dependencia, e incluso valorar la madurez del niño para manejar este proceso.

 

Dr. Rafael Ramos Alfaro
Psicólogo
Centro para el Desarrollo Humano Integral
Tel´s 2222-6817 / 2222-6779
www.cedhi.co.cr
Calle 28 entre avenidas 0 y  1 costado norte de Pizza Hut, Paseo Colón

Comentar este artículo:

*