diciembre 16, 2018

Dislexia – Aixelsid

dislexia_ninosEs un tipo de problema de aprendizaje en el que el niño o niña tiene  dificultades aprendiendo a leer, escribir,  o entendiendo el lenguaje escrito.

Los estudios indican que la dislexia ocurre debido a la manera como se ha formado el cerebro y cómo procesa la información que recibe.

Las personas con dislexia procesan la información en una parte del cerebro diferente a las personas que no padecen de dislexia.

Tienen  problemas al hacer la conexión básica entre las letras y los sonidos, generalmente también tiene dificultades  al deletrear, escribir y hablar

Un niño con dislexia puede que olvide las letras y su significado en el contexto más amplio de una oración o de un párrafo.

En ocasiones la dislexia va unida a dificultades de pronunciación, con mayor incidencia en la dificultad de pronunciación de palabras nuevas, largas o que contengan combinaciones de letras del tipo de las que le producen dificultades en la lectura.

Es frecuente encontrar en los niños disléxicos con sentimientos de inseguridad.

En general  el niño disléxico al superar las dificultades de un nivel, se encuentra con las dificultades propias del siguiente nivel.  Como por ejemplo, algunos niños luego de aprender a leer pueden leer un fragmento correctamente en voz alta, y aún así no comprenden el significado del texto.

Sin embargo, una reeducación adecuada hace en general que las dificultades se atenúen y se enfrenten con mayor facilidad. Por eso la importancia de un trabajo multidisciplinario, donde un profesional en la materia reeduque y exponga recomendaciones para la escuela y el hogar.

Todo profesional de la enseñanza  y padres con niños/as disléxicos deberían saber algo sobre dislexia y tener en cuenta  estas recomendaciones  en la medida de lo posible. Se evitarían muchos problemas en las aulas y en el hogar.

  1. Haga saber al niño que se interesa por él/ella  y que desea ayudarle. Él/ella se siente inseguro y preocupado por las reacciones del profesor.
  2. Establezca criterios para su trabajo en términos concretos que él/ella pueda entender, sabiendo que realizar un trabajo  sin errores puede quedar fuera de sus posibilidades.
  3. Evalúe sus progresos en comparación con él/ella mismo, con su nivel inicial, no con el nivel de los demás en sus áreas deficitarias. Ayúdele en los trabajos en las áreas que necesita mejorar.
  4. Déle atención individualizada siempre que sea posible. Hágale saber que puede preguntar sobre lo que no comprenda.
  5. Puede  requerir más práctica que un estudiante “normal” para dominar una nueva técnica.
  6. Déle tiempo para organizar  sus pensamientos y para terminar su trabajo.
  7. Alguien puede ayudarle leyéndole el material de estudio y en especial los exámenes.
  8. Evitar la corrección sistemática de todos los errores en su escritura. Hacerle notar aquellos sobre los que se está trabajando en cada momento.
  9. Si es posible hacerle exámenes orales, evitando las dificultades que le suponen su mala lectura, escritura y capacidad organizativa.
  10. Tener en cuenta que le llevará más tiempo hacer las tareas para casa que a los demás alumnos de la clase. Se cansa más que los demás. Procurarle un trabajo más ligero y más breve. No aumentar su frustración y rechazo.
  11. Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo, sin dejar de señalarle aquello en lo que necesita mejorar y está más a su alcance. Hay que elogiarlos y alentarlos siempre que sea posible.
  12. Es fundamental ser consiente  de la necesidad que tiene de que se desarrolle su autoestima. Hay que darles oportunidades de que hagan aportaciones a la clase.
  13. Evite compararle con otros alumnos en términos negativos. No hacer jamás chistes sobre sus dificultades. No hacerle leer en voz alta en público contra su voluntad.
  14. Es una buena medida  el encontrar algo en que el niño sea especialmente bueno y desarrollar su  autoestima mediante  el estímulo y el éxito.
  15. Hay que considerar la posibilidad, como se ha dicho antes, de evaluarle con respecto a sus propios esfuerzos y logros, en vez de evaluarle respecto de los otros alumnos de la clase.
  16. Permitirle aprender de la manera que le sea posible, con los instrumentos alternativos a la lectura  y escritura que estén a nuestro  alcance. (Tablas de multiplicar, tablas de datos, cuadros recordatorios)
  17. Si lee para obtener información,  por pasatiempo  o para practicar, tiene que hacerlo en libros que estén al nivel de su capacidad  lectora en cada momento.

Un chico disléxico vive en un mundo diseñado por y  para no-disléxicos.  No es justo pensar que son los más lentos  de la clase, ¡al contrario! Ellos tienen que adaptarse a una sociedad creada por una mayoría que ve el mundo con otros ojos.

De hecho, se ha descubierto que quienes tienen dislexia  tienen  mejor desarrolladas ciertas habilidades; como mayor intuición, creatividad, imaginación y curiosidad para conocer y aprender diversos temas.

¡Los niños disléxicos son héroes! Imaginen lo que es  luchar  contra la corriente: encima de tener que aprender cosas nuevas (que ya presenta dificultades para los niños no-disléxicos), él debe descubrir su propia forma de aprender la materia. Por eso no los podemos tachar de lentos o torpes, lo que pasa es que ellos tienen que tomar un camino un poco más largo para llegar al mismo lugar que sus compañeros.

Hay que enseñarles que sí pueden salir adelante, hay que fomentar sus habilidades,  insistir en el “vos podés”, pero sobretodo entender que ellos necesitan formas distintas de aprender.

Comentarios

  1. hola sobre este tema de dislexia hay una película indu es muy educativa es muy linda y nos deja un mensaje muy hermoso se llama en si se llama PELICULA INDIA TAARE-ZAMEEN-PAR.

Comentar este artículo:

*