diciembre 16, 2018

Hijos en casa, padres en el trabajo ¿Cómo poner Límites?

¿Trabaja Usted y su conyugue fuera de casa y tiene hijos? Preste mucha atención.

limitesSu caso es cada día más común, pero eso trae como consecuencia que el tiempo para compartir, educar y poner límites a los hijos sea muy limitado, por lo que en ocasiones se generan situaciones en las relaciones que, literalmente, terminan por salirse de las manos.

Es acá  donde debemos detenernos, analizar la situación y plantear las soluciones que nos lleven a un adecuado equilibrio en la forma y estilo de relacionarnos con nuestros hijos. ¿Cómo?, pues empezando por comprender que el hecho de que usted labore fuera de casa, no implica que deba descuidar la educación, el tiempo de disfrute y muchos menos la relación que tiene con sus hijos. Y ¿para qué hacerlo? pues porque de lo contrario, la culpa vendrá a visitarle, haciéndole creer que debido a su “ausencia” no tiene derecho a poner límites a sus hijos; desencadenando con esto que la educación y la relación concluya en un caos total.

¿De qué se trata todo esto, para qué aplicar límites?

Educar con límites es educar para la vida por medio de vivencias interactivas, en las que el ejemplo y la forma en cómo los padres o encargados se comportan, juega un papel primordial, en concordancia con las etapas del desarrollo infantil y, así mismo con las características psicodinámicas de cada familia. Por esta razón es importante que si usted madre o padre de familia, se siente identificado con el tema, busque asesoría de un profesional en psicología que analice detenidamente su caso y le brinde herramientas que le permitan organizar todas las áreas de su vida, en pro de facilitarle éste arduo y maravilloso proceso, y que padres e hijos logren ir en una misma dirección, de forma asertiva y respetuosa.

Tome en cuenta los siguientes consejos, los cuales sin duda, le permitirán iniciar éste proceso en el que usted siembre esperanza y canalice su energía hacia una relación positiva y cálida con sus hijos.

  • Los límites son para fomentar el bienestar y el autocontrol de su hijo y prepararlo así para la vida adulta.
  • Evite ser excesivamente estricto y controlador y, mucho menos, poner límites con el fin directo de que “me haga caso a lo que yo le pida”, aún cuando esto no sea objetivo y coarte la libertad y la vivencia de su niñez.
  • Mantenga un tono de voz firme, no enojado. Hable a su hijo mirándole a los ojos, si es necesario agáchese a su nivel.
  • Acentúe lo positivo.
MPsc. Silvia González, psicóloga clínica. Hospital Clínica Bíblica.
Recuerde que si desea coordinar una cita puede llamar al 2522-1000 ext. 6055

Comentarios

  1. A veces uno se siente culpable de no estar demasiado con ellos y les permites lo impermisible….Muy buen articulo!

Comentar este artículo:

*