diciembre 16, 2018

Inicio de escolarización: el bebé en el preescolar

inicio_escolarizacionEsta tan pequeñita!! Pobrecita madrugar desde ya…cuando este en la escuela estará aburrida!     Es tan inteligente que en la casa se está perdiendo de aprender algo bueno… yo los míos los metí desde pequeños y ya saben de todo…además tienes más tiempo para ti…

Estas y muchas otras expresiones son típicas, por madres, tías, abuelas y amigas al referirse a la escolarización de niños de edad preescolar.

Y es que cada vez los centros educativos han ido creando ciclos previos al tradicional kínder. Maternal, prematernal y hasta cuna son niveles que acogen a niños de cada vez más corta edad.

El nacer de estos espacios es debido a la gran demanda que tienen los padres de contar con un centro de cuido y que de paso enseñe algo útil a sus hijos, otros consideran que entre más pequeño empiece a aprender, más aprovechará la inteligencia,  algunos por trabajo otros por ser hijo único y no “tener con quien jugar” y otros porque la mamá no sabe qué hacer con él en casa.

Pero sea cual fuere el caso, la decisión de escolarizar a un niño, es una decisión privada y familiar, en la cual debe imperar dos cosas: las circunstancias familiares y la actitud del niño.

Para valorar este proceso tome en cuenta algunos pasos:

  1. Cuál es la razón real por la que desea que su hijo ingrese a un centro educativo: valore a largo plazo la formación social, académica y emocional que quiere que su hijo adquiera a largo plazo y sopese como puede con sus decisiones brindar ese rumbo a la vida de su hijo. No se deje guiar por las posiciones de otras personas por más influyentes que sean en su vida. Ejerza su responsabilidad como madre o padre y tome sus propias decisiones en lo que respecta a su hijo.
  2. Valore los alcances que implica la decisión: presupuestos, horarios, traslados, costos, tiempo etc. Sea realista y organizado en cada detalle. Considere el nuevo estilo de vida en cada aspecto que implica. Asesórese en cuanto al lugar que ha escogido, pregunte y cerciórese que es un lugar de su completo agrado y que se sentirá seguro de que su hijo este en ese lugar. (plan de emergencias, cuidados especiales, trato, espacio, etc)
  3. Prepare al niño para el evento: motívelo y particípelo en el proceso de preparación y adquisición de los implementos necesarios. Algunos centros ofrecen visitas previas así como que conozca a la maestra con antelación, aproveche estas propuestas para que el lugar no le sea del todo desconocido. En el caso de bebés, tome una hora al menos durante la primera semana para compartir con el niño en el lugar de cuido.
Master Glinnys Porras
Estimuladora Temprana y Asesora de desarrollo infantil.
atenciontemprana07@mail.com

Comentar este artículo:

*