diciembre 16, 2018

Desarrollo sensorial infantil

¿Cómo ayudar en el desarrollo integral de los niños por medio de los sentidos?

¿Cómo ocurre el aprendizaje?

desarrollo_sensorialDesde los primeros meses de vida, los niños tienen una curiosidad natural por el entorno, es su principal motor de aprendizaje, por lo que constantemente desean interactuar con todo lo que les rodea. Es por medio de esta interacción que descubren la relación causa – efecto, la cual permite que los bebés y niños pequeños almacenen nuevos aprendizajes. Asimismo, la repetición promueve que lo aprendido permanezca en la memoria y que cada vez sus conocimientos y habilidades sean más complejos. El trabajo de los niños es jugar, es por medio de actividades lúdicas que más se estimula el aprendizaje, por lo que tanto padres como demás cuidadores deben enseñar y estimular a los niños por medio de juegos y nunca restringir estos espacios.

Lo primero que se debe tener claro al comprender este proceso, es que sin importar lo que se vaya a aprender, la información necesaria es percibida por medio de cualquiera de los cinco canales sensoriales: vista, tacto, gusto, oído y olfato. Si se desea promover el desarrollo de los niños de una forma integral y mejorar su capacidad de aprendizaje, la estimulación sensorial la mejor herramienta para lograrlo.

Estimulación a través de la vista:

Al estimular a los niños por medio de este sentido, es importante saber que las tres habilidades principales que se van a favorecer es la fijación de la mirada, el seguimiento visual y la percepción visual en general. Durante las primeras semanas de vida, el bebé no logra controlar su cuerpo, incluyendo los músculos oculares, por lo que aún no sabe enfocar, mover los ojos voluntariamente ni distinguir colores. Por lo que la estimulación de este sentido es indispensable para el aprendizaje. La interacción del niño con sus padres  es la principal actividad que fortalece la vista, en especial cuando logra reconocer sus rostros. Sin embargo, el uso de tarjetas visuales también puede ser de gran ayuda, en los primeros meses pueden utilizarse figuras geométricas en blanco y negro. Posteriormente, se pueden introducir colores, iniciando por el rojo, luego se continúa con el amarillo y el azul, finalizando con los demás colores, de forma progresiva y sistemática. El reconocimiento de tamaños y formas, también se estimula por medio de este sentido.

Estimulación a través de tacto:

En la piel se pueden experimentar diversas sensaciones, entre ellas las de contacto, presión y temperatura. La piel posee receptores que permiten captar la forma y el tamaño de los objetos, y distinguir por ejemplo entre lo suave y lo áspero; se encuentran más especializados en la palma de las manos, las yemas de los dedos y las plantas de los pies. El principal estímulo táctil para un bebé se obtiene a través del contacto con sus padres, así que recorrer su cuerpo con caricias (rítmicas, no monótonas) es de gran importancia. Se ha demostrado que cuanto más contacto tiene el bebé con los padres más y mejores conexiones neuronales desarrolla. También se recomienda poner su piel en contacto con diferentes texturas (macarrones, agua, plasticina, granos, entre otros).

Estimulación a través del gusto:

La estimulación gustativa y olfativa madura el sistema nervioso central y la memoria a largo plazo, la idea es trabajar con diferentes sabores y olores. A partir de los seis meses, o cuando lo autorice el pediatra, la introducción de nuevos alimentos se puede aprovechar para estimular el gusto. Los tiempos de comida constituyen una experiencia multisensorial dado que no solo se involucra el gusto sino que también hay estimulación del tacto y del olfato. Es muy importante permitir al niño experimentar con variedad de alimentos, probar distintos sabores, texturas y temperaturas si restringir su interacción y curiosidad natural.

Estimulación a través del oído:

El oído del bebé es sensible a los tonos de voz y a las músicas agradables. De igual forma le llaman la atención ruidos curiosos como el sonido de las bolsas de plástico, campanas, sonajas, entre otros. Se puede jugar con el niño llamándole la atención sobre los diversos sonidos, hacerle ruidos por una oreja y luego por la otra sorprendiéndolo, cuidando de no asustarle. La estimulación auditiva para bebés y niños, significa estimular el sentido del oído de los infantes a través de actividades y juegos por ejemplo con instrumentos musicales. El acompañar con música ciertos momentos de la rutina diaria favorece mucho el establecimiento de patrones y mejora la memoria, por ejemplo durante el baño se puede cantar una canción específica que luego el niño relacione con ese momento del día. También es importante enfocar la atención del niño hacia los sonidos del exterior o a los sonidos de animales, enseñar canciones infantiles, promover la relación entre música y baile.

Además de lo antes mencionado, la estimulación auditiva favorece la adquisición del lenguaje, de ahí la relevancia de hablarle mucho a los niños pequeños, pronunciando correctamente las palabras y simulando conversaciones, también es muy importante explicarle lo que está sucediendo y describirle objetos para promover la adquisición de vocabulario.

Estimulación a través del olfato:

Los niños nacen con el olfato muy desarrollado, por lo que este canal sensorial se puede aprovechar para el establecimiento de  relaciones entre situaciones y olores cotidianos (por ejemplo, en el momento del baño, al comer o al estar en los brazos de distintas personas). Es importante permitir que el bebé o niño pequeño huela los diferentes objetos con los que se relaciona como alimentos, jabones, cremas, entre otros. Los diferentes olores se relacionan también con emociones, por ejemplo el sentir el olor de la madre tiende a tranquilizar. Como se mencionaba anteriormente, los tiempos de alimentación son experiencias multisensoriales, por lo que se recomienda que antes de que el niño pruebe una comida, se le brinde la oportunidad de olerla y tocarla, pues es algo completamente nuevo y es de gran importancia permitirle explorar con libertad cada alimento.

Beneficios de la Estimulación Sensorial:

  • Se estimulan los procesos de atención y concentración.
  • Se potencia la memoria a largo plazo y la memoria de trabajo.
  • La información almacenada se utilizará para razonar y operar posteriormente.
  • Facilita la interacción con el entorno.
  • Beneficia el desarrollo de la inteligencia y del lenguaje.
  • Favorece el progreso de bebés prematuros.

Consideraciones finales:

¿Cómo favorecer el aprendizaje?

  • Facilitando que el bebé o niño tenga éxito en sus intentos.
  • Reforzando lo que aprende.
  • Alentándolo a probar nuevas experiencias.

¿Qué debemos evitar al estimular a un bebé o niño?

  • Impedirle que pruebe actividades.
  • Interrumpir cuando está ensayando.
  • No dar la oportunidad de que lo intente (aunque fracase).
  • Darle las cosas que pide inmediatamente (es mejor que intente alcanzarlas por sí mismo).

 

Fuente de Información:
Msc. Ana Carolina Masís Cruz
Psicopedagoga

Comentar este artículo:

*