diciembre 16, 2018

Malnutrición en el embarazo

Por: Ingrid Broitman T
Nutricionista y Consejera en Lactancia Materna

mal_nutricion_embarazoLa buena nutrición es básica en todas las etapas de la vida. Alimentos ricos en nutrientes, variados y en porciones balanceadas aseguran que el cuerpo reciba todo lo necesario para sus funciones diarias. Llevar una vida saludable requiere dedicación, educación y posibilidades para adquirir alimentos sanos y de buena calidad.

El género femenino, por su condición de mujer y  madre, sufre más comúnmente malnutrición. La menstruación, los embarazos y la lactancia aumentan los requerimientos calóricos y nutricionales. La pobreza, la desigualdad o simplemente el desconocimiento ponen en riesgo a este grupo de población vulnerable. Malnutrición no sólo se define por deficiencias nutricionales, también el sobrepeso, la obesidad y los malos hábitos la determinan.

Idealmente una mujer debe encontrarse saludable antes de iniciar un embarazo. Su peso debe ser adecuado para su estatura, sus niveles de hemoglobina y hematocrito en la sangre en niveles aceptables con el fin de evitar la anemia y tener acceso a alimentos fuente de macro y micronutrientes para recibir al embrión en las mejores condiciones posibles.

Deficiencias comunes y sus consecuencias

Antes de embarazarse se recomienda que la mujer reciba suplementación de ácido fólico. Buenos niveles de este nutriente en las primeras semanas del embarazo previenen malformaciones del tubo neural en el bebé.

La anemia por deficiencia de hierro es una de las más comunes en Latinoamérica. Un porcentaje alto de las mujeres la sufren. El cansancio, dolor de cabeza, sueño, irritabilidad, falta de concentración, disminución del deseo sexual y hasta depresión podrían ser síntomas de anemia y que fácilmente son confundidos por “achaques” o cansancio en el post parto.

La anemia severa durante el embarazo puede afectar al niño, provocando bajo peso al nacer, partos prematuros e inclusive pérdida del embarazo.  Es una importante causa de mortalidad materno-infantil.

Un buen aporte de hierro en el último trimestre de embarazo ayuda a que el bebé nazca con mejores reservas y tenga menos probabilidades de padecer anemia en la primera infancia, época en que el desarrollo del cerebro y el crecimiento son acelerados y cruciales.

Es difícil que la dieta supla los niveles aumentados de hierro en el embarazo, por lo tanto un suplemento es básico.

Durante el embarazo y la lactancia hay cambios importantes en el metabolismo del calcio, un mineral que se encuentra en lácteos, vegetales verde oscuro, sardinas, nueces, tofu y productos fortificados. Estos cambios tienen como objetivo facilitar su aporte desde la madre al bebé, mientras se mantienen los niveles plasmáticos y óseos maternos normales y aumentar la absorción durante la lactancia.

Una mujer que tenga deficiencias de calcio durante su vida y baje ingesta en los momentos donde sus requerimientos están aumentados sufrirá en el futuro problemas dentales o de osteoporosis. El cuerpo de la mujer protege a su hijo a costas de sus reservas óseas.

La adecuada ganancia de peso durante el embarazo es muy importante para que el bebé nazca sano y fuerte y la recuperación de la mujer y la lactancia inicien con éxito.

Los excesos también afectan a la mujer y a su bebé. La mujer con obesidad tiene más riesgo de padecer hipertensión arterial, preclampsia o diabetes mellitus. La diabetes mellitus puede dar como resultado bebés más gordos, complicando el embarazo, el parto y poniendo en riesgo la salud materno-infantil. La hipertensión y preclampsia según sea el grado pone en riesgo la salud del feto y aumenta el riesgo de intervenciones de emergencia y partos prematuros, de bajo crecimiento fetal o muerte.

Un adecuado control ginecológico y nutricional previene en la mayoría de los casos los problemas causados por malnutrición durante el embarazo. El adecuado seguimiento del recién nacido y el control del niño sano sumado a la lactancia exclusiva, asegurará que el bebé que ha tenido deficiencias mientras aun no nacía, pueda recuperarse y crecer sano y fuerte.

Comentar este artículo:

*